Guatemala: Un nuevo capítulo en la lucha contra la corrupción en Guatemala

LatinoamericaLibre

 

El español Carlos Castresana dimitió el pasado lunes de su puesto de director de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala(CICIG), por supuestos «ataques sistemáticos» contra él y su institución, la misma que tiene como tarea depurar la corrupción en el sistema judicial. Estos ataques al parecer son parte fundamental de la crisis institucional que vive hoy este país centroamericano.

El jurista español señaló que «ya no puede hacer más por Guatemala», ya que no vislumbra un compromiso real del Estado guatemalteco para combatir la impunidad. En este sentido, le pidió al Presidente, Álvaro Colom, que destituya al recién nombrado fiscal general, Conrado Reyes, tras indicar que posee un «historial de corrupción y vínculos con organizaciones ilícitas y acusarlo de debilitar el trabajo de la CICIG.

Tras la acusación a Reyes, el ex director de la CICIG, indicó que hay implicaciones sucias en las instituciones, que obedecen a mafias, presentando una transcripción de numerosas llamadas telefónicas interceptadas por orden judicial. Según Castresana, «todas las instituciones relacionadas con la seguridad y la administración de Justicia «están infiltradas» por el crimen organizado».

Como el comisionado que dio vida a la CICIG es de carácter bilateral, su renuncia fue aceptada por la Secretaria General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), de la cual depende la CICIG. Sin embargo, tras las fuertes acusaciones, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, ha pedido un mayor compromiso del Estado Guatemalteco en la lucha contra la impunidad.

Por otro lado, los informes presentados por Castresana, demuestran que José Estuardo y Francisco José Valdés, acusados de ser los autores intelectuales del asesinato de  Rodrigo Rosenberg, «urdieron una trampa corrupta para favorecer la elección de Reyes como jefe del ministerio público, con la intención de que el nuevo fiscal favoreciera la exculpación de ambos en el asesinato de Rosenberg y contribuyera al desprestigio de la CICIG»[1]. Adicionalmente a ello, el jurista español descartó de toda vinculación al Presidente.

Las consecuencias de su demisión no se hicieron esperar, el Tribunal Nacional guatemalteco le quitó la validez al nombramiento de Reyes, en una «decisión histórica». Ahora el parlamento debe convocar a una Comisión de Postulación en esta semana para la nueva elección.

Para Roberto Molina, Presidente de la Corte de Constitucionalidad (CC), el fallo, unánimemente dictado por parte de los magistrados de dicho tribunal, responde a la necesidad de «(.) salir de la crisis de institucionalidad que vive el país, como garantes de la Constitución»[2].

En todo caso, es preocupante la situación actual que se generó con la renuncia del magistrado español y el asesinato Rosenberg. Actualmente, existe una crisis que se traduce en la incapacidad del Estado guatemalteco para afrontar eficientemente su inquietante panorama en materia de corrupción que ha permeado a las distintas instituciones del país.

 

 

 


[1] Castresana revela pruebas que vinculan con criminales al ex fiscal general de Guatemala, El País, 15 de junio de 2010. Obtenido electrónicamente en: http://www.elpais.com/articulo/internacional/Castresana/revela/pruebas/vinculan/criminales/ex/fiscal/general/Guatemala/elpepuintlat/20100615elpepuint_7/Tes

[2] Corte guatemalteca solventa crisis tras la renuncia de Castresana, NTN24, 15 de junio de 2010. Obtenido electrónicamente en:http://www.ntn24.com/content/corte-guatemalteca-solventa-crisis-tras-la-renuncia-castresana