Latinoamérica: Margaret Thatcher: innegable proyección histórica y legado político

«Hemos perdido una gran líder, una gran primera ministra y una gran británica», escribió David Cameron en la cuenta de Downing Street, al enterarse del sensible fallecimiento de Margaret Thatcher, despedida hoy como «una gran patriota»Â y como la figura política más influyente desde Winston Churchill. La ex primera ministra murió de un derrame cerebral a los 87 años de edad

Por deseo expreso de la propia Thatcher, no habrá sin embargo funeral de Estado. La ex ‘premier’ llevaba ya una larga década sufriendo problemas de salud y superó una apoplejía en el año 2002 que le obligó a limitar al mínimo sus apariciones en público y a llevar una vida de casi total reclusión en la casa familiar de Belgravia. En diciembre pasado estuvo ingresada en un hospital, y ya entonces se dispararon las alarmas.

Por su fortaleza y obstinación, Thatcher pasaría a la historia con el sobrenombre de «la dama de hierro», la única mujer que llegó al puesto de primera ministra en el Reino Unido y se enfrentó a Argentina por la guerra de las islas Malvinas de 1982, estuvo en el poder entre 1979 y 1990, unos años en los que cambió por completo la política y la economía británica, lanzando a su país a un período de expansión desconocido desde la II Guerra Mundial y ampliando su presencia en la arena internacional.

El estreno de ‘La Dama de Hierro’ sirvió también para reactivar el mito en las filas conservadoras y el odio enconado en la Gran Bretaña progresista, que la considera –junto a Ronald Reagan- como la precursora de la era del neoliberalismo económico que ha llegado hasta nuestros días.

Su contribución a la derrota del bloque comunista

Las críticas del pasado han dejado sin embargo hoy sitio a los elogios por su papel histórico, desde su contribución a la caída del Muro de Berlín a sus aguijones a la Unión Europea («el afán centralizador del imperio belga») que han marcado la senda al propio Cameron.

La dama de hierra deja una innegable proyección histórica y legado político. «Millones de personas tienen una deuda de gratitud con Margaret Thatcher», ha dicho el diputado conservador David Davis. «Gracias a su valiente compromiso, los principios de la libertad y la responsabilidad ondean hoy en el mundo».