Uruguay: Llamado de alerta a la izquierda Uruguaya

LatinoaméricaLibre

 

A pesar de que en Octubre el izquierdista José Mujica ganara en segunda vuelta con un 52%, hoy, a 6 meses de aquel triunfo, el oficialista Frente Amplio pareciera estar perdiendo adhesión. Lo que quedó en evidencia el domingo pasado durante los comicios departamentales, en donde el Gobierno perdió fuerza en Montevideo, su principal bastión y cedió tres departamentos. Esto podría ser indicio de que el partido del presidente esté bajando su piso electoral.

Se eligieron 19 departamentos y 89 alcaldes con sus respectivos consejos, estos últimos fueron la novedad, ya que por primera vez eran escogidos de manera directa, aunque esta elección no fue muy popular ya que mostró un alto desinterés ciudadano.

Para el Frente Amplio, esta elección representa su segundo retroceso  consecutivo en términos de sustento popular. En las elecciones presidenciales se necesitó un balotaje para amarrar el triunfo de José Mujica y en las legislativas pese a que mantuvo la mayoría, ésta fue más baja de lo que se esperaba.

En este sentido, César Aguiar de la Encuestadora Mori, señala que la izquierda «por muy pocos votos mantuvo la mayoría en el parlamento», y en relación al domingo pasado explica que, «en términos de votos, estas elecciones departamentales (la izquierda) cayó entre un 7% y 10% respecto a las del año 2005».

El resultado más representativo fue el ocurrido en la capital, donde el FA tuvo una baja histórica en su caudal de votos, lo que no ocurría desde hace 25 años. En 1971 el partido rondó el 30% de intención de voto y desde aquél entonces  no había parado de ir en alza.

En Montevideo, la coalición de izquierda el 2005 con Ricardo Ehrlich obtuvo un 60,9%, pero el domingo Ana Olivera no logró superar el 50%, en tanto en Canelones la izquierda ganó con un 54%, 10 puntos menos que en la elección pasada.

En materia de departamentos se obtuvieron los siguientes resultados: el Partido Nacional (PN) (centro – derecha) consiguió diez intendencias, el oficialista Frente Amplio (FA) se quedó con siete, y el liberalPartido Colorado (PC) obtuvo solo dos.

En votos la coalición oficialista sigue siendo la más fuerte. Al ganar Montevideo, Maldonado y Canelones consigue una importante victoria, sólo en la primera reside más de un tercio de la población uruguaya que alcanza los 3,3 millones. Pero no con el apoyo tan contundente de elecciones pasadas. Las diferencias se están estrechando, transformándose en una señal

La elección de alcaldes fue otro tropiezo, en Montevideo eran 101 los candidatos que se disputaban ocho alcaldías, lo que produjo un desconcierto total para la ciudadanía que no logró conocer a los candidatos. Esto terminó en que un 70% de los inscritos no votara por un alcalde. Al respecto, la firma Factum detalló que 9 de cada 10 ciudadanos no votó por un alcalde.

Las elecciones del domingo suponen un llamado de alerta al oficialismo uruguayo, esto por la significativa pérdida de apoyo en su principal caballo de batalla, Montevideo. Para los analistas esto no debiera ser motivo de preocupación para el Presidente José Mujica, pero sí para la coalición de izquierda FA.

Finalmente, la elección ha puesto a prueba a la coalición de Gobierno, pues aquí se verá si son capaces de tomar este «aviso» de la ciudadanía asumiendo que su discurso se encuentra atrasado a las exigencias del escenario actual del país, sumado a esto, lo degastada que se encuentra la propuesta frentista como así lo indican los recientes resultados.