Paraguay: Una de las principales consecuencias de la crisis política ha sido el aislamiento internacional

En medio de la tensión que vive Paraguay por la destitución del presidente Fernando Lugo, fuertes son las presiones de la diplomacia internacional para que el ahora ex mandatarios vuelva al poder, pero eso ya no es posible.

Las puertas jurídicas y parlamentarias en el país ya están cerradas, ya que el juicio es inapelable, y la otra posibilidad es presentarse a las elecciones presidenciales de 2013, ya que no existe impedimento legal, pero eso es un escenario que no evalúa aún.

Es este ambiente de convulsión, el mayor respaldo de Lugo viene desde el exterior, a través del apoyo de los líderes latinoamericanos –Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela- que han cuestionado la legitimidad del proceso. Ellos incluso hablan de “golpe parlamentario”, a pesar que el proceso se ha apegado a la Constitución y se ha amparado en las prácticas y costumbres del país.

En contraste con el eje chavista, los países de la Alianza para el Pacifico -como Chile, Perú y Colombia-, han preferido reclamar por la falta de un debido proceso del juicio político, pero se han abstenido de impulsar sanciones de tipo económico.

Paraguay fue vetado el domingo de la cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur) a realizarse en Mendoza, donde el viernes también se reunirán los mandatarios de Unasur.

Pero a diferencia del ámbito internacional donde pareciera irle mejor al ex presidente, no ocurre lo mismo en el plano interno. Según el analista político paraguayo Erwin Brítez, “la caída del poder refleja el real apoyo de Lugo cuantitativamente hablando. (Esto, dado que) Lugo, quien ganó (en abril de 2008) aparentando ser de centro, luego giró a la izquierda y eso no era lo que la gente -que a su juicio se siente traicionada- aparentemente votó”.

Lo cierto es que la tranquilidad reina en una Asunción, no han habido ni policía ni militares en la calle, la gente ya volvió al trabajo, y el apoyo a Lugo parece muy poco, amparándose principalmente del apoyo internacional que le han dado sus socios en el Mercosur.

Nuevo gobierno

Por su parte el presidente de la República, Federico Franco, cuenta con el apoyo de los principales partidos políticos, entre ellos el Partido Colorado y el Liberal, La Iglesia Católica y los empresarios.

El día martes 25, tomaron juramento los nueves ministros de su gobierno, cinco de ellos de su Partido Liberal, e inmediatamente después encabezó la primera reunión de gabinete.

La práctica totalidad del arco parlamentario apoyó el «juicio político» que el viernes supuso la destitución de Lugo por «mal desempeño» en sus funciones, pero el ex mandatario cambió su postura original de acatamiento y el día martes reunió a un gabinete paralelo de sus más cercanos colaboradores. Como señaló «queremos convertirnos en los fiscales observadores y monitorear a los nuevos ministros» de Franco, y llamó a las «resistencia pacífica» de los «descontentos».

Sin embargo, al clamoroso rechazo legislativo a la gestión de Lugo se sumó a la decisión de la Corte Suprema de desestimar «sin más trámite» la «acción de inconstitucionalidad» planteada el pasado viernes, en pleno juicio, por el exmandatario, basada en que no se le dio tiempo en articular una defensa.

En su resolución la sala constitucional del Supremo avaló el procedimiento vertiginoso fijado por el Senado para el «juicio político», por estar dentro de sus prerrogativas. El juicio político, recordaron «es un procedimiento parlamentario administrativo» en el que «se juzgan conductas políticas» y no «un juicio ordinario de carácter jurisdiccional».

En definitiva, hasta ahora, la principal consecuencia de la crisis política ha sido el aislamiento internacional. El pueblo paraguayo ha optado por continuar su rutina y seguir adelante. De ahí que, sin duda, si se concretan las represalias económicas, anunciadas por algunos países, sólo afectarían a aquellos que no tienen ninguna responsabilidad de las decisiones tomadas.

Fuentes:

Pezoa, Carolina: “Pese a condena contra Paraguay, Lugo no logra reunir relevante apoyo interno”; La Tercera, 26 de junio de 2012.
“Franco suma más apoyo interno”; La Capital, 25 de junio de 2012.
“Diplomacia regional decidida a presionar, pese a que Lugo admite que no puede volver al poder”; El Mercurio, 27 de junio de 2012.