Paraguay: El terrorismo sigue amenazando la estabilidad de Paraguay

LatinoaméricaLibre

 

Paraguay tras declarar hace dos meses cinco departamentos en estado de sitio, esta semana se puso en alerta por la reactivación del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que opera en el norte del país. Se ha descubierto un comunicado que esta organización planea la muerte de altos funcionarios del gobierno, incluidos el mandatario, Fernando Lugo y su Jefe de Gabinete, Miguel López Perito.

En la nota encontrada, el EPP «ofrece cinco millones (1.000 dólares) de guaraníes y su eterna gratitud a quienes les entreguen a Lugo, Rafael Filizzola (ministro del Interior) y cualquier parlamentario, ministro o miembro de la Corte Suprema de Justicia. También, este movimiento terrorista recomienda a la población a no residir cerca de «poderosos, magnates, burócratas, políticos, cuarteles o comisarías» con la finalidad de evitar accidentes con gente inocente implicada.

El EPP es una «organización revolucionaria y político-militar» marxista-leninista que tendría estrechos lazos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ellos se auto-identifican como un movimiento insurgente. Las autoridades del país señalan que este grupo estaría compuesto por un centenar de personas que reivindican la lucha armada para cambiar el sistema, y consideran a sus miembros, como responsables de por lo menos cuatro secuestros desde el 2001 a funcionarios de muy alto rango.

La respuesta de parte del Gobierno ha sido la de ofrecer una recompensa de 1 millón y medio de guaraníes (más de 300 dólares), a quien les suministre información certera acerca del paradero del EPP. Preliminarmente, el Presidente ha mandado a realizar cinco operativos desde enero del año pasado, sin éxito alguno.

La situación puede empeorar, como demuestra el Informe Anual sobre el Terrorismo de la Embajada estadounidense (2009), estamos frente a un «Estado debilitado y politizado sistema judicial, una fuerza policial ampliamente vista como corrupta e inefectiva, y la falta de una legislación contra el lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, continúan dificultándolos fuerzas de Paraguay en esta materia».

No obstante, se aprobará recientemente (10 de junio) una ley que condena el terrorismo, el escenario político es complicado. Paraguay atraviesa difíciles momentos, donde las debilidades políticas con acusaciones de destituciones y conspiraciones sumadas a las amenazas terroristas pueden llegar a desestabilizar el gobierno.