Bolivia: El MAS se consolida como fuerza política: Evo gana las elecciones con más del 60% y logra controlarla Asamblea

LatinoaméricaLibre

 

Luego de una campaña llena de maniobras electorales e irregularidades, Evo Morales consiguió lo que tanto deseaba: el control del Poder Ejecutivo y Legislativo.

Con más del 63% Evo logra la primera reelección en 45 años en Bolivia y es reelegido para el período 2010-2015, aventajando a su más cercano competidor, Manfred Reyes Villa, por alrededor de 36 puntos,  con un 27%.

Este triunfo tiene además nuevos elementos que lo hacen inédito, como son las cifras obtenidas en lugares que le estaban vedados, como en la provincia de Tarija. Allí, el MAS obtiene el 48,6% de los votos, con lo que el partido oficialista logra la victoria por primera vez en ese departamento. Con este resultado, el partido crece en 19,3 puntos con respecto a las cifras obtenidas en ese mismo lugar el 2005.

Con estos resultados logró que su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS) se transforme en el más votado al conseguir los dos tercios de la Asamblea Plurinacional (Congreso). El MAS obtuvo 25 senadores, cifra que le permitirá controlar con amplia mayoría la cámara alta, mientras Convergencia Nacional, de Manfred Reyes Villa, tendrá diez senadores y Unidad Nacional, de Samuel Doria Medina, logró un senador.

En este nuevo escenario, el mandatario puede llevar a cabo sin problemas la nueva Constitución aprobada en enero de este año, incluso ya ha manifestado que esta victoria lo «obliga a acelerar este proceso de cambio». Ahora al tener el control de ambos poderes Legislativos será imposible contrapesar sus decisiones, se le facilitará el manejo de las instituciones a su gusto, como el Tribunal Constitucional, la Corte Suprema, El Banco Central y la Fiscalía General.

A su vez, la victoria  supone una rotunda derrota de la oposición y la consolidación del MAS como fuerza política en el país, lo que además del control sobre los poderes del Estado, supone un giro fuertemente hacia la izquierda.

Pese a que la nueva Carta Magna, establece la reelección por una sola vez, el Presidente boliviano, ha afirmado que este sería su primer periodo, lo cual significaría desconocer su propia Constitución. De esta forma, Bolivia se acerca cada vez más al «ejemplo» venezolano, en donde existe un Presidente que se eterniza en el poder y modifica las instituciones democráticas a discreción.